​El Poder Judicial ariete de la derecha

|



Iglesias (Congreso)


Pablo Iglesias en el Congreso. Fuente: Congreso


El caso de Pablo Iglesias, Vicepresidente segundo del Gobierno, es el penúltimo donde el Poder Judicial se coloca en la arena política con el fin de desgastar a un ejecutivo no afín a las fuerzas conservadoras españolas.


La derecha en España desde los albores del Régimen del 78 siempre intentó controlar a este poder del Estado para desgastar a los primeros gobiernos socialistas tras la caída de la UCD y la irrupción del PSOE como partido hegemónico durante años.


Que se haya intentado tapar este uso fraudulento de los tribunales con el mensaje ideológico de que son los propios jueces quienes deber elegir a sus representantes no consigue disimular una realidad: el Poder Judicial, como cualquier otro, debe emanar de la soberanía nacional, y esta tiene su representación en las Cortes y no en otro lugar.


Los magistrados no son una élite que pueda vivir fuera de esta realidad. Lo judicial no es un sindicato o una asociación cualquiera; es un poder del Estado y al igual que el gobierno debe pasar por el filtro de quien tiene la soberanía popular en sus manos, que no son otros que el Congreso y el Senado.


Cualquier otra formulación simplemente busca el control de los tribunales por parte de un espectro político determinado, en este caso conservador. Bien haría el Partido Popular en entender esto y llegar a un acuerdo con el actual Gobierno para renovar a la cúpula judicial cuanto antes mejor. No son tiempos de desgastar a un Estado que se tambalea a causa de la pandemia del COViD-19.  


   ​¿Unidas Podemos es el eslabón débil del Gobierno?