​Depurando la derecha catalana

|


Puigdemont y Torra (Twitter Govern)


Carles Puigdemont y Quim Torra. Fuente: Twitter Govern


Los años de Jordi Pujol al frente de la llamada 'Federació' de CDC con UDC fueron la creación de una manera de hacer política en Catalunya donde el liderazgo único era un sello indiscutible de la época. 


No obstante Pujol durante esas décadas tuvo que contar con distintas figuras políticas que aunque aceptaban su monopolio en el liderazgo contaban a la hora de la toma de decisiones y del reparto de los beneficios de estar en el poder. Josep Antoni Duran i Lleida es el mejor ejemplo de esto.


Con la llegada de Carles Puigdemont al liderazgo del antiguo espacio pujolista todo esto ha cambiado. El inquilino de Waterloo ya no se conforma con el reconocimiento de su liderazgo; desea pleitesía total por encima de otras personalidades o siglas.


Dentro de este esquema es donde se debe situar la depuración que realizó Quim Torra en su Govern sacando del mismo hasta a tres titulares de conselleries que no aceptaban al cien por cien esta nueva situación. 


La política para Puigdemont es su persona. Todo lo demás es prescindible. Sea lo que sea. A partir de aquí en Catalunya el espectro político conservador está cada vez más cerca en su funcionamiento de populismos como el del Frente Nacional en Francia o de Donald Trump en EEUU, sin dejar de lado a las derechas como la polaca. 


Más cercano a la extrema derecha en sus formas y donde la obediencia al líder está por encima de todo y de todos. 


   ​Los restos del 'pujolisme' entran en guerra