​El polvorín de EEUU ante las elecciones

|


Donald Trump (Twitter Trump)


Donald Trump. Fuente: Twitter Trump


Donald Trump tiene todo un reto personal ante las próximas elecciones para conseguir una reelección que se prevé tan difícil como si sorpresiva victoria hace ya casi cuatro años. En aquella ocasión no obstante logró doblegar al Partido Republicano además de a Hillary Clinton


Lo que convierte ahora en más dificultoso el reto es que en aquellas fechas el multimillonario neoyorquino no había tocado poder y tenía la posibilidad de disparar contra todos los que en algún momento hubieran tenido algún tipo de responsabilidad de poder. Incluido su actual partido.


Ahora es complicado presentarse como el enemigo de las élites políticas de Washington habiéndose convertido en élite y en el máximo mandatario del país. Aquel “America First” es imposible que le sirva tras sus cuatro años de gobierno donde se ha visto más postureo que otra cosa. 


Ni se bajó la deuda, ni aumentó en empleo y en política internacional EEUU no está mejor que hace cuatro años. Por citar algunos asuntos. La pandemia del COViD-19 además ha irrumpido con fuerza y si desgasta a alguien en algo es precisamente a quien detenta la presidencia.


Que Trump giraría su campaña en cualquier tema que no fuera fundamental quedó claro hace una semanas cuando comenzó a deslizar que las elecciones no serían justas por el tema del voto por correo. Pero tras irrumpir en la escena el tema racial parece que el actual inquilino se guardara esa bala y se centrará en esto para utilizarlo como ariete frente a los demócratas.


Si los suyos no tienen ningún rubor en tachar a Joe Biden de “comunista”, parece que el mismo Trump no les va a la zaga al utilizar las protestas contra el racismo en EEUU en su propio provecho. Con dos casos claros de violencia policial registrados por cámaras, y con la probabilidad de que lleguen otros más, Trump ha decidido agitar el avispero para ver si puede sacar algo.


El problema es que teniendo entre ceja y ceja continuar al precio que fuere en la Casa Blanca el actual presidente convierte a su país en un polvorín que en cualquier momento puede estallar. Las elecciones no están cerca todavía y por lo que se ha visto con el tema postal Trump es muy capaz de discutir sus resultados si estos no le son favorables. 


   ​Génova vuelve a jugar con el PP catalán