​Facturar estando de baja

|



Trabajo (Pexels)


Fuente: Pexels


En teoría, siendo autónomo y estando de baja no puedes trabajar, por lo que no se debería poder facturar nada en el plazo que dure la incapacidad temporal. Tampoco deducirse gastos. Pero hay algunas excepciones a estas dos ideas generales: 


1- que las tareas que se facturen sean llevadas a cabo por trabajadores del autónomo en cuestión. Se debería señalar que trabajadores se quedan a cargo del negocio.

2- los servicios automáticos que no requieran que el autónomo realice ninguna clase de tarea. Como por ejemplo ventas con máquinas automáticas. 

3- cuando la fecha de la actividad prestada se corresponda a un periodo en el que estabas dado de alta.


Igualmente hay algunos gastos que se pueden deducir aún estando de baja, como son la cuota de autónomos, los diferentes gastos del local donde se ejerce la actividad (agua, luz, etc) y compra de material a utilizar para cuando se esté de alta. Lo que nunca podrán deducirse son gastos como dietas o viajes, ya que eso comporta que estarías en activo por ser desembolsos que requieren el despliegue de tu actividad laboral.


   ​Años que debe conservar una sociedad mercantil su documentación