​Criterio sobre los procedimientos de inspección tributaria cuando hay entrada autorizada a domicilio

|


Hacienda (Hacienda)


Fuente: Ministerio de Hacienda


El Tribunal Supremo ha fijado como doctrina, a través de la sentencia de su Sección Segunda de la Sala Tercera, que en los supuestos en los que la Administración tributaria solicita autorización judicial para la entrada en domicilio y, con ocasión de los datos obtenidos en esa entrada, inicia después un procedimiento inspector las actuaciones realizadas con carácter previo al inicio de ese procedimiento de inspección tributaria no pueden considerase actuaciones inspectoras.


En efecto, esto únicamente se produce mediante su comunicación formal al obligado tributario, a efectos del cómputo del plazo de duración máxima regulado en el artículo 150 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria y no antes con acciones como la solicitud de entrada o la propia entrada. 


Solo se podrían incluir esas actuaciones previas en el procedimiento cuando se constate de forma fehaciente que la actuación de la Administración se ha dirigido a burlar la regla general mediante la intención fraudulenta de alargar de forma artificial el tiempo de duración del procedimiento inspector.


Así señala la Sala que aquellas actuaciones son distintas e independientes del procedimiento de comprobación e inspección, que se inicia cuando se notifica al obligado tributario. Es lo que ocurrió en un supuesto en el que la Agencia Tributaria solicitó y obtuvo autorización judicial de entrada y registro domiciliario antes de comunicar el inicio de un procedimiento inspector al contribuyente afectado. El Alto Tribunal deja claro que esto no entra en el cómputo.  


   ​Años que debe conservar una sociedad mercantil su documentación