La economía hace tambalear a la monarquía parlamentaria

|


Juan Carlos I (Vu00eddeo RTVE)


Imagen de los Reyes de España. Fuente: Vídeo RTVE


La crisis económica del 2008 arrasó con varios regímenes en el norte de África y Arabia. En Europa pocos fueron los gobiernos que resistieron a ese tsunami cuyos efectos expansivos se hicieron notar en años posteriores. Aquí en España sin ir más lejos arrasó con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pocos años después.


Con el endurecimiento de la crisis y su afectación a amplias capas de la población la cosa no se ha quedado ahí. Todo el sistema lleva unos años siendo cuestionado. Primero lo ha sido por el tema territorial, con el Procés catalán como máximo exponente, y a la par ya se comenzó a discutir hasta la forma de gobierno del Estado, la monarquía parlamentaria, que hasta entonces parecía un tótem intocable.


Así casos como el del yerno e hija de Juan Carlos I o el accidente de este último cazando esta vez no fueron pasados por alto por los medios de comunicación y la ciudadanía. Tanto que en pleno apogeo de un partido de corte republicano, Podemos, el hasta entonces jefe de Estado se vio obligado a abdicar. Cosa muy rara en un país como España, donde el monarca deja de serlo cuando muere tradicionalmente.


A partir de ahí su hijo Felipe VI ha tenido que cargar con la pesada mochila de un régimen hecho para y por el padre. Porque no nos engañemos; en el último siglo en España, excepto el breve periodo republicano, los regímenes han sido creados para ser capitaneados por una figura concreta, tal y como lo fue la del general Franco.


Ahora en plena pandemia el anuncio en época estival de la salida del país del llamado Rey Emérito no parece un paño suficiente para tapar la hemorragia. Vienen meses duros en lo económico cuyos efectos se sumarán a los que pervivían desde el 2008. El llamado régimen del 78 está en claro riesgo de derrumbe. 


   ​El régimen del 78 en riesgo