​El TS interpreta como delito poner una pegatina falsa de ITV

|


Coche tráfico (Protecció Civil)


Fuente: Protecció Civil Generalitat


El Tribunal Supremo ha confirmado una multa de 720 euros interpuesta al propietario de un turismo que llevaba pegada en la luna delantera una pegatina de la ITV con fecha de validez de septiembre de 2019, cuando el vehículo tenía caducada la ITV desde mayo de 2016. Y de paso ha establecido que es delito poner en un coche una pegatina de este tipo.


En el texto de la sentencia el Alto Tribunal ha señalado que el acusado "con un fin falsario y con el objetivo de no ser sancionado por tener la ITV caducada" hacía uso de un documento auténtico sin ser su titular legítimo, pegando la pegatina en la luna delantera de su coche sin ser esta la que hubiera correspondido a su vehículo.


El ya condenado recurrió al Supremo defendiendo la atipicidad de su conducta al entender que la pegatina indebidamente adherida no era ni un documento oficial ni una certificación que justificase la pena pecuniaria impuesta.


Pero el Supremo no lo entiende así, ya que según su interpretación la pegatina de la ITV puede tener consideración de documento oficial o de certificación a los efectos de los delitos de falsedad relatadla en los artículos 390 y siguientes del Código Penal, de modo que la utilización de un distintivo genuino en un vehículo que no haya superado la inspección puede integrarse en el delito del artículo 400 bis del mismo Código.


Para los magistrados el proceso de certificación o su pertinente control corresponde a la Administración Pública, por lo que cualquier reproducción o alteración de los marcadores, o también la utilización no autorizada de los sellos legítimos, se integraría en la ordinaria finalidad probatoria que se asigna al distintivo original y adquiere por ello su pleno significado, por lo que encajaría "plenamente" en los dos primeros números del artículo 399.


   ​El truco de la ITV en época del COVID-19