​¿Un buen momento para una hipoteca de tipo variable?

|


Vivienda inmobiliaria 1 (Pixabay)


Fuente: Pixabay


El euríbor está a la baja. Así nos encontramos ahora ante un fin de la tendencia alcista de este índice que se inició en marzo (-0,266%) a causa de la inestabilidad generada por la crisis del COViD-19 y que se prolongó durante abril (-0,108) y mayo (-0,081%). Durante junio el derrumbe fue más acusado, ya que el valor diario del euríbor descendió semana a semana hasta cerrar en una media, todavía provisional, del -0,141%. 


Y la la previsión es que esta referencia se mantenga o baje más. Los expertos auguran además que su valor seguirá próximo al 0% durante al menos los siguientes cinco años. Esto, además de ser una buena noticia para los actuales hipotecados, también lo puede ser para los que quieran contratar un préstamo a tipo variable para financiar la compra de una vivienda u otros inmuebles. 


La pregunta es si ahora es fiable contratar una hipoteca de este tipo en vez de una fija. Y con los datos en la mano la respuesta sería que sí. Una operación así puede ser adecuada si se devuelve el dinero en un plazo de 10 a 15 años, pues sería bastante probable que se pagaran poco en intereses. Para plazos más allá de esto la decisión dependería de la tolerancia al riesgo de cada  cliente, ya que resulta imposible conocer cuál será la cotización de esta referencia dentro de más de 20 años.


Al estudiar la  operación hay que ponerse en lo peor y tener claro que las cuotas resultantes se podrán pagar incluso con peores escenarios. Otra cosa que hay que hacer es estudiar las diferentes ofertas que hay en el mercado y quedarse con la que tenga un menor diferencial, lo que suma la entidad al índice de referencia para calcular el interés, y menos gastos adicionales.


   ​La subrogación hipotecaria va al alza