​El truco de la ITV en época del COVID-19

|


Coches ITV (Pixabay)

Fuente: Pixabay


Las estaciones de la ITV abrieron a mitad del mes de mayo en toda España. En aquel momento había cuatro millones de vehículos pendientes de pasar su inspección, por lo que el ministerio de Sanidad planteó un calendario para que los distintos puntos de ITV no colapsaran ante la gran afluencia de conductores que irán a ellos para regularizar su situación.


En este supuesto si un vehículo tenía pendiente pasar la inspección después del Estado de Alarma si pasa ahora el control le pondrán en la pegatina aprobando la ITV en la fecha que debieron pasarla y no en la actual. 


Por tanto si alguien pasa la ITV el 10 de julio debiéndola haberla pasado el 19 de marzo la fecha que le saldrá será esta última. Por tanto la jornada en la que se pase ahora la ITV no tendrá ninguna importancia, ya que se pondrá el día en el que debió pasar la inspección.


La orden del Ministerio (SND/413/2020, de 15 de mayo) es muy clara al respecto: “se tomará como referencia la fecha de validez que conste en la tarjeta ITV y no computará, en ningún caso, la prórroga de los certificados concedida como consecuencia de la declaración del estado de alarma y de sus sucesivas prórrogas”.


De esta forma se acortan los plazos entre una inspección u otra a que tuvieran derecho los conductores. Así, siguiendo con el ejemplo de más arriba, si en la fecha se fija el 19 de marzo de 2021 como próximo control aún habiéndolo pasado en julio se acortan tres meses por medio de la orden. 


Si la ITV hubiera caducado antes de las declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, no se será beneficiario de ningún tipo de prórroga , por lo que si la ITV caducaba antes del 13 de marzo -o ese día incluido- sólo se podrá coger el vehículo para acudir directamente a una estación de inspección técnica. 


   ​La videoconferencia en la inspección de Hacienda