Ir a dormir tarde genera un menor control de las emociones

|


Reloj

Reloj



El profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga, Juan Manuel Antúnez, ha indicado que un porcentaje bastante relevante de la población española padece el conocido "jet lag social", que nace cuando el reloj social y el biológico no coinciden.


Este sería el caso de las personas que realizan actividades por la noche o simplemente se van a dormir tarde descansando varias horas durante el día. 


Esta conclusión aparece en el marco de un estudio de la Universidad de Málaga que analiza los denominados ritmos circadianos y sus afectaciones en el ser humano.


Y lleva a la premisa de que las personas que se acuestan tarde, los llamados vespertinos, usan peores estrategias para regular sus emociones, lo cual les puede generar problemas en su vida diaria.



   A prisión sin fianza el detenido por el robo con violencia de Badalona