​Metedura de pata telemática de Josep Costa (JxCat) con Roger Torrent (ERC)

Un micrófono abierto desvela una maniobra de JxCat contra ERC
|


Costa y Espejo (Vídeo Parlament)


Josep Costa. Fuente: Vídeo Parlament


Josep Costa ha sido pillado con las manos en la masa por culpa de la tecnología. El diputado de JxCat, partido que defiende a ultranza la vía telemática desde que Puigdemont se encuentra en Waterloo, ha sido cazado confabulando contra Roger Torrent por dejarse un micrófono abierto durante la videoconferencia de la Mesa del Parlament.


Poco antes de iniciarse la reunión, el vicepresidente primero de la Cámara se ha equivocado de botón y ha silenciado a sus interlocutores, pero no su micrófono, por lo que los miembros de la Mesa y los portavoces de los grupos han podido escuchar su conversación telefónica con Joan García, vicepresidente segundo y diputado de Cs sobre el presidente del Parlament.


Fuentes parlamentarias han señalado que tras instantes iniciales de confusión, los presentes se han dado cuenta de lo que estaba pasando. Costa estaba hablando con Garcia para evitar que la donación de 2 millones de euros del remanente de 2019 a la Generalitat por el coronavirus pudiera convertirse en una publicidad positiva para los republicanos.


Así, se ha podido escuchar cómo le decía al naranja que el donativo no podía acabar en “una foto” entre Torrent y Pere Aragonés, vicepresidente de la Generalitat y coordinador nacional de ERC, y dejaba caer que la alianza en este asunto entre Cs y Junts pondría “muy nervioso” al líder del Parlament. “El que quiera hacerse campaña personal, que se la pague”, espetaba el juntero, que señalaba que la solución pasaba por no entregar ningún cheque ni hacer ningún acto, sino solo una transferencia.


En el tramo final del encuentro telemático, Torrent ha tomado la palabra para proponer que la donación se realizara por transferencia y ha soltado con ironía: “Así nos aseguramos que nadie, sobre todo el vicepresidente primero, se sienta incómodo”.


   La OMS desmiente a Oriol Mitjà y Quim Torra