​Posibilidad de acceder a la historia clínica de un fallecido

|


AEPD (AEPD)


Fuente: AEPD


Teniendo en consideración el Reglamento General de Protección de Datos y la Ley Orgánica 3/2018, todo usuario de un servicio de carácter sanitario tiene derecho a que se respete el carácter confidencial de sus datos referentes a su salud, y a que nadie pueda acceder a ellos sin la pertinente previa autorización amparada por la Ley.


Por esto los centros sanitarios, tanto públicos como privados, están obligados a disponer de unas normas y procedimientos protocolizados que garanticen el acceso legal a los datos de los pacientes. Pero, ¿qué ocurre cuando la persona de la que se solicitan los datos ya ha fallecido y son terceros los que requieren de su entrega al centro que los posee? 


Tan solo se facilitará acceso a la Historia Clínica de los pacientes fallecidos a los sujetos vinculados a él por razones familiares o de hecho, salvo que el fallecido lo hubiese prohibido de forma expresa y así se acredite de forma fehaciente.


De todas formas, y aún en estos supuestos, no se facilitará información que afecte a la intimidad del fallecido ni a las anotaciones subjetivas de los profesionales, ni que pueda perjudicar a terceros. Por otra parte todo acceso de un tercero a la historia clínica motivado por un riesgo para su propia salud se verá limitado a los datos pertinentes para dicho fin.


   ​¿Existe el derecho a eliminar la historia clínica?