La derecha y el “socialcomunismo”

|


Ortega Smith (Twitter VOX)

Acto de VOX



La estrategia de buena parte de la derecha en los últimos años ha girado muchas veces en torno al asunto de Venezuela. Y teniendo únicamente como protagonistas de la misma como destinatarios, hasta hace relativamente muy poco, a Podemos y sus dirigentes con el objetivo de desgastarlos.


Ciertamente el tema venezolano, o bolivariano, también se utilizó puntualmente en las diferentes campañas electorales de los últimos años por el arco conservador español en general (PP, Ciudadanos y VOX) contra Pedro Sánchez y el PSOE cuando estos integraban un gobierno monocolor, pero no tuvo demasiado éxito en vista de los resultados electorales obtenidos.


Ahora con la crisis del COVID-19 vuelve a salir a la palestra transformado en un término harto curioso, “socialcomunismo”, para intentar desgastar así al gobierno de coalición formado por socialistas y morados. El espantapájaros del comunismo vuelve a estar de moda nuevamente.


Después de cuarenta años de dictadura donde los “rojos” se presentaron de forma machacona como el gran satán ante la sociedad española parece que algún sector conservador, el más extremo, sigue pensando que la idea todavía puede tener alguna utilidad.


Ciertamente han pasado cuatro décadas desde la llegada del régimen del 78 y casi tres de la caída de la URSS...¿Cómo es posible que algunos asesores sigan recomendando utilizar esta idea para intentar minar a un ejecutivo de izquierdas?


Que VOX lo haga puede llegar a entenderse. Son populistas de extrema derecha que tan solo aspiran a llevarse votos de los partidos conservadores más moderados a su cesto. Pero que lo populares, o Ciudadanos después de su hundimiento electoral, puedan desarrollar ese juego es ya más que discutible.


¿Todavía no se ha dando cuenta en algún sector del Partido Popular que hablar de “bolivarianos” o similares le aleja de la centralidad y le sitúa en un combate por ser el más extremo frente a VOX que en nada le interesa? ¿Pablo Casado no es capaz de disciplinar a su formación en el giro moderado que proyectó tras el varapalo electoral del año pasado?


En plena crisis del coronavirus hay mil temas distintos para desgastar a cualquier gobierno. También para mostrarse como una oposición leal en la solución de la pandemia para que la ciudadanía vea la seriedad de unos políticos para ser alternativa de gobierno. Ser constructivo a veces da más réditos. Y este momento puede ser uno de ellos.


   ​La Generalitat vive entre el victimismo y la ocurrencia