​El Gobierno adapta el recuento de muertos por Covid-19 tras la polémica con Catalunya

|


Fernando Simu00f3n (MOncloa)


Fernando Simón. Fuente: Vídeo Moncloa


El último choque con la Generalitat de Catalunya, en este caso por el modelo de recuento de muertos por coronavirus, ha obligado al Gobierno de España a cambiar su sistema. El ministerio de Sanidad ha modificado las reglas y ha especificado que a partir de ahora las comunidades autónomas tendrán que comunicar todas las defunciones dentro y fuera de los hospitales, es decir, incluyendo fallecidos en casa y en residencias. Eso sí, con prueba diagnóstica.


De acuerdo con la nueva orden publicada este viernes en el BOE, las CCAA tendrán que remitir entre las 20.00 y 21.00 horas el total de fallecidos desde el 31 de enero con Covid-19, así como los casos acumulados confirmados desde ese mismo día mediante test, sintomáticos y asintomáticos.


El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha tomado esta decisión después de haber descartado el jueves el modelo usado por la conselleria de Salud, que ahora suma muertos en hospitales, domicilios y residencias con positivo o un cuadro médico compatible con la enfermedad.


Sanidad reconoce que tardarán días en unificar datos


En rueda de prensa el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha defendido que la nueva orden “busca conseguir más detalle de información”, aunque ha reconocido que tardarán unos días en estabilizar esta nueva situación a la vista del resultado de hoy.


Y es que las cifras del viernes no han cuadrado: el informe apunta a un total de víctimas mortales de 19.478, lo que comparado con el dato de ayer (19.310), supone que han perdido la vida en las últimas 24 horas 348 personas; en cambio, el Gobierno sitúa el número de fallecidos en 585. 


El comité técnico ha admitido que ha habido una “discrepancia” con una comunidad que no ha especificado y ha añadido que al salir la norma este viernes no ha podido unificar el sistema de cálculo entre las CCAA, pero esperan homogeneizar cifras en un plazo de “dos o tres días”.


Sobre el recuento de muertos sin prueba, como es el caso catalán, ha manifestado que tienen que ser “capaces de reordenar toda esta información y que no haya artefactos que alteren la serie”. Y ha justificado que el protocolo solo recoge "casos confirmados": "Basar nuestras definiciones de muerte en personas que pueden tener algún síntoma de Covid-19, cuando sabemos lo inespecífico que son estos síntomas, daría una información muy distorsionada de la realidad”.


   Torra distingue la salida de los presos del 1-O de la del resto de trabajadores durante el confinamiento