Caso en que un autónomo con módulos pueda reducir su pago sin pasar a estimación objetiva

|


Oficina AEAT

AEAT



En las últimas semanas tras la irrupción del estado de alarma decretado por el gobierno y su prórroga han surgido diversas normas de carácter tributario para intentar paliar la crisis económica generada por el COVID-19.



Las destinadas a pymes y autónomos han sido diversas, lo que abre un abanico de opciones que se deben estudiar bien puesto que las decisiones que se tomen pueden afectar al futuro post-estado de alarma que se avecina y que económicamente no se prevé nada aguileño.



Una de ellas es la posibilidad de que un autónomo que se rija por módulos pueda pasar al régimen de estimación objetiva, con la idea de que fiscalmente pagará menos en los próximos meses dado que probablemente no tendrá ingresos.



El problema es que si se toma ese camino no habrá retorno; es decir: posteriormente no se podrá volver al régimen de módulos que en muchos casos sería más beneficiosos en una situación económica normal que el de estimación objetiva.



Existe una posibilidad que debe conocerse para que en determinados supuestos no deba tomarse una decisión tan draconiana. Esta solución que ofrece la AEAT previamente necesita de ciertos requisitos, eso sí.



Si un autónomo sin empleados se encuentra en situación de incapacidad temporal por contagio de coronavirus podría solicitar la reducción del pago fraccionado a presentar y liquidar el 20 de abril (u otra fecha si se retrasara esto al 20 de mayo como se está murmurando).



El autónomo en cuestión deberá solicitar esta opción en el plazo de 30 días desde el comienzo de la incapacidad temporal. Si esta es autorizada se tendrá en cuenta a efectos de los pagos fraccionados devengados posteriormente a la autorización dada por Hacienda a la solicitud.


   Se amplía el plazo para recurrir, también en el ámbito tributario