​Cuidado con grabar y difundir en redes imágenes de quien incumpla la cuarentena

|


Helicóptero Mossos (Mossos)

Ojo con difundir imágenes de quienes incumplan el confinamiento. Fuente: Mossos


La situación excepcional generada por la declaración del estado de alarma ha convertido en habitual en las redes sociales vídeos de vecinos que desde sus ventanas o balcones registran a otras personas por la calle corriendo, montando en bicicleta, reunidos en un parque, etc. La pregunta es: ¿Es lícito grabar y difundir lo que hace otro, incluso en el supuesto de que esté cometiendo un acto ilegal?


Hay que pensar que quien realiza el vídeo no sabe a ciencia cierta si el grabado está cometiendo una infracción o no. Si eso se graba se podría quebrantar el derecho a la propia imagen del presunto infractor (la Agencia Española de Protección de Datos ha llegado a imponer 4.000€ de sanción solo por grabar a terceros sin difundir su contenido).


Si además se difundieran las imágenes también podríamos estar ante una lesión del derecho al honor, por lo que la indemnización podría llegar a ser todavía mayor de plantearse una demanda por parte de la persona grabada.


Así aunque la finalidad sea denunciar la comisión de un acto irregular, paradójicamente las grabaciones de este tipo pueden ser contrarias a nuestra normativa. Hay que tener aquí en cuenta dos supuestos: 


-si las personas retratadas son fácilmente reconocibles estaríamos ante una vulneración de su derecho a la propia imagen, por lo que se podría interponer una demanda por la vía civil y exigir una indemnización al autor de la grabación. 

-Por el contrario si los que aparecen en el vídeo no son identificables o reconocibles no hay derechos protegidos en juego, por lo que no daría lugar a una reclamación ante los tribunales que pudiese prosperar.


Otro tema son los vídeos de salidas de coches de las ciudades o calles abarrotadas donde no se reconociese a nadie. Se debe interpretar que colaboran en preservar la salud pública e incluso pueden ser copiados y reproducidos por los medios de comunicación atendiendo al derecho a la información que les ampara.


Por este último motivo si el personaje que comete la infracción es conocido su grabación y difusión quedaría más resguardado si lo realizase un medio de comunicación que un particular que simplemente colgara las imágenes en las redes. 


De todas formas en la situación de crisis sanitaria que estamos provocada por el Covid-19 sería bastante improbable que alguien fuese sancionado por este acto siendo el sujeto grabado alguien conocido. 


Pero sin duda lo mejor para un ciudadano ante la duda sería poner el vídeo en manos de la fuerza pública ante el peligro de poder cometer un acto irregular y no poder contar con el colchón del llamado “derecho a la información” con que cuentan los medios de comunicación de inicio.


   ​Los 10 casos por los que se podría reclamar por el coronavirus