​Los 10 casos por los que se podría reclamar por el coronavirus

|


Coronavirus conselleria 1 (Salut)


Decálogo de supuestos en los exigir responsabilidades por la crisis del Covid-19. Fuente: Salut


La crisis sanitaria provoca por la Covid-19 ha desencadenado diferentes situaciones derivadas de una gestión improvisada, rápida o tardía por parte de las diferentes autoridades del país.  


El Defensor del Paciente ha elaborado un decálogo con los diferentes supuestos en los que se podrían exigir diferentes responsabilidades penales, civiles o patrimoniales. Puede servir a modo de ejemplo para algunos supuestos para reclamar por daños y perjuicios, pero teniendo en cuenta que pueden existir otros aquí no contemplados. 


1- Ancianos fallecidos por abandono en residencias. Los individuos afectados que puedan acreditar abandono en situación de peligro manifiesto y grave. Los responsables serán todos aquellos que no socorran al desamparado ni avisen inmediatamente a terceras personas para que lo hagan. Se podrá exigir responsabilidad penal por omisión del deber de socorro o, en su caso, lesiones y homicidio imprudente, sin perjuicio de la responsabilidad civil por daños y perjuicios.


2- Pacientes que no son atendidos correctamente infringiéndose la lex artis (como altas indebidas, error diagnóstico, tratamiento inadecuado, falta de información o demora de intervenciones urgentes,..). Podrán reclamar todos aquellos pacientes de patologías diferentes al coronavirus que durante el tiempo que dure la pandemia no reciban la correspondiente atención facultativa y sufran una evolución negativa de su patología. 


3- Usuarios que no han ingresado en la UCI por error en la clasificación del protocolo o esperando un respirador.


4- Pacientes que han muerto esperando un respirador o no han sido ingresados en UCI por una lista de espera mal gestionada dentro de la urgencia, como por ejemplo no siendo derivados a otros centros (públicos o privados) que sí pudieran atenderle. Se podrá reclamar en los supuestos en los que los pacientes no acceden a la asistencia que precisan a pesar de existir la posibilidad de ello.


5- Reclamación del usuario por responsabilidad patrimonial de la Administración pública frente al Ministerio de Sanidad y frente al correspondiente Servicio de Salud de la Comunidad Autónoma, cuando se pueda demostrar que el daño es antijurídico, esto es, que la víctima o perjudicado no tienen obligación de soportarlos. La falta de compra de material médico antes de la epidemia, cuando ya se conocía lo provocado en Italia, sería un ejemplo.


6- Ausencia de medidas de protección para los trabajadores o funcionarios. Se incluye aquí a todos los empleadores, públicos o privados, por infracción de medidas de seguridad y prevención relativas a la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, infracciones fundadas en ausencia o deficientes medidas de carácter organizativo y medidas de protección tanto colectivas como individuales. Los familiares del asalariado por ello también se incluirían. 


7- Reclamación frente al Instituto Nacional de la Seguridad Social o, en su caso, frente a la mutua pertinente, para el pertinente reconocimiento como accidente de trabajo de la enfermedad Covid-19 contraída a causa de la prestación laboral de trabajadores o funcionarios. También las reclamaciones para que se reconozcan las prestaciones pertinentes por contingencia profesional: incapacidad temporal, invalidez permanente o muerte.


8- Denegación de la baja laboral a pacientes con factores de riesgo ante el coronavirus (inmunodeprimidos, patologías cardíacas o pulmonares, etc), que hayan resultado perjudicados a consecuencia de dicha denegación injustificada.


9- Reclamaciones frente a Empresas Funerarias por incumplimiento contractual y prestación defectuosa de sus servicios. Por ejemplo errores de identificación de fallecidos, retrasos indebidos y abusos en el cobro de servicios funerarios.


10- Falta de la debida información sobre diagnósticos, tratamiento, riesgos, alternativas y pronósticos de la enfermedad en los supuestos en los que existiere la posibilidad de trasladarla a los pacientes y familiares. 


Como hemos dicho estos no son los únicos supuestos en que es posible fundar una reclamación. Pero sí que pueden ser los más habituales. Lo que hay que tener claro es que, como en todo procedimiento, toda demanda o denuncia podrá prosperar, cuando quede debidamente acreditado que en el caso concreto el responsable de la asistencia pudo, a pesar de las circunstancias existentes por la pandemia, haber evitado el daño o al menos disminuido el riesgo.


   ​Testamentos y sus lagunas en tiempos de coronavirus