​Jordi Sànchez pide al Govern el tercer grado temporal y pone en un brete a Ester Capella

|


Ester Capella (Catalunya Ràdio)


Ester Capella (archivo). Fuente: Catalunya Ràdio


Bola curva de Jordi Sànchez a Ester Capella. El expresidente de la ANC y dirigente de JxCat ha puesto en un aprieto a la consellera de Justicia con ERC al poner sobre la mesa una solución a la polémica denegación del confinamiento en casa –advertencia del Supremo incluida- para los presos del 1-O: un tercer grado temporal mientras dure la crisis sanitaria del Covid-19. Capella lo ha descartado minutos después.


En un hilo en redes sociales, Sànchez ha reprochado el error político de, en lugar de cambiar su situación de segundo a tercer grado, haber optado por interpretar una directriz y hacer recaer la responsabilidad en funcionarios. En este punto, ha dicho que ha sido “políticamente equivocado e innecesario poner a las juntas de tratamiento de las prisiones a los pies de los caballos”.


El reo independentista ha pedido aplicar el tercer grado temporalmente a “los internos que no representamos un peligro para la sociedad ni una amenaza para ninguna persona”. Ante una posible oposición de la Fiscalía, ha indicado que sean entonces los tribunales los que decidan. “Pero nadie podrá ser acusado de prevaricar”, ha sentenciado en referencia al aviso del TS a las juntas de tratamiento de prisiones sobre la excarcelación de los reclusos del Procés.



No es buena idea para Ester Capella


En una entrevista a Catalunya Ràdio, la consellera Ester Capella ha descartado esta posibilidad, alegando que el Supremo actuaría “directamente”. Por lo que sí ha apostado la republicana es por la apertura de una investigación por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y de la Fiscalía sobre las “amenazas” del Alto Tribunal a los funcionarios.


Sobre la iniciativa de Sànchez, ha señalado que no sería buena idea otorgarles ahora el tercer grado teniendo en cuenta la forma de actuar del Supremo ante el mero anuncio de estudiar el confinamiento domiciliario; y ha desvinculado la decisión de cualquier motivación política: “Las juntas de tratamiento no dependen del Govern. Están formadas por funcionarios públicos, por personas altamente cualificadas que deben poder actuar con serenidad y criterios objetivos”.


“No sé qué hubiera pasado si este WhatsApp no hubiera existido”, ha contestado sobre si la advertencia podría haber influido en la decisión de las juntas, al tiempo que ha defendido que los funcionarios han interpretado correctamente el reglamento penitenciario, aunque de forma “más estricta” y ha recalcado: “Dejemos a los trabajadores públicos hacer su trabajo, intentemos aislarlos de las coacciones”.


Por último, ha subrayado que siempre ha reclamado y reclamará la amnistía política para los presos independentistas al considerar que su encarcelamiento es injusto; y ha dejado caer que desde su departamento hacen lo que pueden: “Adoptamos las medidas necesarias y entre lo que queríamos hacer y lo que podemos hacer está la situación que tenemos ahora”.


   El Govern de Torra se justifica por pedir ayuda sanitaria al Ejército