​La Casa Real y Felipe VI aprovechan el contexto

|


Felipe VI (Casa Real)

Felipe VI. Fuente: Casa Real


Parecía que con la abdicación de Juan Carlos I la Casa Real española lograba cortar una crisis que podría haberse llevado por delante la institución. Pero en vista de los últimos movimientos de Felipe VI y su entorno ese miedo no ha desaparecido.


La notica hecha pública este domingo donde la Casa Real anunciaba que el actual jefe de Estado renunciaba a la herencia de su progenitor y le retiraba su asignación ciertamente puede afirmarse que, cuanto menos, es sospechosa de intentar aprovechar la actual situación de emergencia sanitaria generada por el coronavirus. Solo hay que echar un ojo a la parrilla informativa para darse cuenta de ello.


Dejando de lado que la renuncia a una herencia de una persona todavía viva no tiene ningún efecto real, cabe preguntarse si es suficiente con retirar su asignación al Rey emérito para depurar las diferentes responsabilidades que puedan surgir de un caso con claras sospechas de corrupción. Y en vista del momento elegido por la institución monárquica para hacerlo público parece que no. 


¿Le saldrá bien la jugada a la Casa Real y el tema será olvidado sepultado por el actual contexto? ¿O quizás resurgirá con más virulencia cuando todo vuelva a la normalidad? Es difícil de preverlo... Lo que está claro, y objetivamente es difícil de discutir, es que el momento del anuncio por medio de un comunicado no es el más adecuado. Y eso no habla muy bien de una institución que representa la jefatura del Estado español. 


   ​Torra y el Procés siguen a lo suyo