​Torra ‘amenaza’ a Torrent con disolver el Parlament

El independentista deja caer la posibilidad de adelantar las elecciones en Catalunya
|


Torrent y Torra (Vu00eddeo Parlament)


Torra y Torrent en el pleno del Parlament. Fuente: Vídeo Parlament


Enfrentamiento entre Quim Torra y Roger Torrent en el Parlament. El presidente de la Cámara autonómica da comienzo al pleno avisando de que el líder del Govern ya no tiene escaño como diputado, pero conserva su posición de ‘president’. Torra interviene para tensar más la cuerda y deja caer como amenaza la sombra de unas elecciones anticipadas.


El de ERC ha iniciado la sesión denunciando que el escaño de Torra había sido “secuestrado” por la JEC y el Supremo. Acto seguido, ha anunciado que no se contabilizaría su voto para proteger a la Cámara catalana y los acuerdos que en ella se adopten. Torrent ha señalado que en caso contrario supondría la “parálisis” de las instituciones, algo que el Parlament no debe permitir: “No puede renunciar a ser una herramienta eficaz al servicio de la ciudadanía”.



Torra ha pedido entonces la palabra para exigirle al republicano que defienda sus derechos como diputado y se revierta su inhabilitación, apuntando que si no lo hace “pondrá en riesgo las instituciones”. Haciendo valer la prerrogativa de presidente de la Generalitat a intervenir cuando considere oportuno, ha aprovechado para echarle en cara que no se le había informado de la retirada de su escaño.


El jefe del Govern también le ha recordado el pleno y la declaración soberanista de enero en los que se ratificó a Torra como presidente y diputado, y ha cuestionado la validez de estas decisiones después de que la Mesa del Parlament haya acatado la orden de la JEC, con el único voto en contra de los junteros: “¿Tiene algún valor lo que votamos o lo que acaba siendo simbólico son las votaciones de este Parlament?”.


A continuación ha expresado que “ningún secretario general”, en referencia a Xavier Muro, tiene las “competencias” para retirarle la condición de parlamentario y ha finalizado con una amenaza en forma de advertencia: el grupo JxCat entiende que si no es diputado puede ser suspendido como presidente y sin presidente hay que disolver el Parlament y convocar elecciones.


Torra ha terminado ocupando su escaño, provocando los aplausos de diputados y consellers de JxCat. Los de ERC se han mantenido impasibles. No hay ovación republicana para Torra.




   ​ERC acusa a JxCat de poner en peligro la soberanía del Parlament por una “desobediencia estéril”