​Ataque con misiles de Irán a bases con tropas de EEUU en venganza por la muerte de Soleimani

|


Las bases de Al-Assad e Erbil, que acogen tropas norteamericanas, han sido bombardeadas la madrugada del miércoles por Irán en respuesta por la muerte del general Qasem Soleimani, abatido en un ataque estadounidense en el Aeropuerto de Bagdad.


Fuentes norteamericanas e iraquíes han confirmado que no hay víctimas mortales, aunque la televisión oficial local habla de “80 terroristas muertos”. El ataque, con una decena de misiles tierra-tierra, ha sido reivindicado por la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán.


Teherán ha señalado que no busca una guerra, pero ha amenazado con ataques en territorio de EEUU si continúa la escalada de violencia. En un comunicado advierte de que la respuesta será “mucho más devastadora” si Washington y sus aliados toman represalias.


El ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, ha calificado este ataque de “medida proporcionada”: “Irán ha realizado un acto de autodefensa según el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas al abatir una base desde donde se han dirigido ataques cobardes contra nuestros ciudadanos y altos funcionarios”. 


   ​Nueva advertencia de Trump a Kim Jong Un