​The winner is...Pablo Iglesias Turrión

|


Iglesias y Su00e1nchez (Iglesias Twitter)

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez firman el preacuerdo de Gobierno. Fuente: Pablo Iglesias Twitter


La decisión de Pedro Sánchez de permitir unas nuevas elecciones se justificaba formalmente en el bloqueo que los demás partidos ejercían a la formación de un gobierno monocolor del PSOE. Sin que nadie de los grandes grupos de la derecha pensara en abstenerse desde Ferraz pedían a Unidas Podemos que dieran ese paso a cambio de nada.


La realidad es que el PSOE buscó en estas elecciones del 10 de noviembre fagocitar a Pablo Iglesias y a los suyos pero no les ha salido bien y hoy han debido claudicar. Los socialistas ya tenían su gobierno de coalición desde abril, pero lo que no querían (históricamente nunca lo han querido) es compartir el espectro de la izquierda con otra formación. Ni lo quisieron con los comunistas, ni con IU, ni ahora con los morados.


El verdadero ganador en toda esta comedia es Pablo Iglesias Turrión. Ha resistido el envite del PSOE y en unas elecciones destinadas a su desgaste ha logrado mantener a los suyos en pie y que Sánchez se rindieran a la evidencia: no se podía eliminar a Podemos como ha ocurrido con Ciudadanos en base a una deseada hecatombe electoral.


Ante la imposibilidad de convocar nuevos comicios o lograr la abstención del PP para una investidura sin futuros apoyos los socialistas no han tenido más salida que compartir el poder con otra formación de izquierdas, lo cual es histórico. En el futuro se verá si así logran dar el abrazo del oso a los morados o estos en cambio sacan rédito de su nuevo protagonismo gubernamental.  


   ​PSOE y Podemos se abrazan