​Pedro Sánchez esquiva el Tsunami, pero no los abucheos en su visita express a Barcelona

El presidente del Gobierno español en funciones se va sin ver a Torra
|


Pedro Su00e1nchez (Twitter Su00e1nchez)


Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones. Fuente: Twitter Sánchez


El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, ha realizado este lunes una visita relámpago a Barcelona después de los disturbios independentistas en respuesta a la sentencia del Procés. El líder del PSOE, que ha conseguido esquivar a los del Tsunami Democràtic y a los CDR, no ha logrado, en cambio, evitar los abucheos.


Poco más de 3 horas ha estado el socialista de recorrido institucional por la capital catalana. Sobre las 11.15 horas ha visitado la Prefectura de la Policía Nacional en Barcelona, situada en Via Laietana, para expresar su apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Minutos después, ha ido a los centros sanitarios en los que están los agentes heridos.



Ha sido en el Hospital Sant Pau donde ha recibido una 'calurosa bienvenida' en forma de gritos y abucheos por parte de unas 200 personas, entre ellas, personal sanitario. "Libertad presos políticos" o "poca vergüenza" han sido algunos de los comentarios con los que le han 'saludado' a su entrada, y que se han intensificado a la salida, donde se han vivido momentos de tensión entre los congregados y el personal de seguridad de Moncloa.



Mientras el presidente del Gobierno era abucheado en el Hospital Sant Pau, Tsunami Democràtic y los CDR han organizado su propio 'recibimiento' frente a la Delegación del Gobierno. Ambas plataformas aseguraban, pese a no haberse anunciado por canales oficiales, que el político iría al lugar e incluso se llegó a afirmar que ya estaba dentro. En torno a un millar de personas bajo el lema 'Sit and talk' han hecho una sentada frente a la sede vigilados por la Policía Nacional, que ha registrado mochilas y bolsas de los asistentes a la convocatoria a la que ha fallado el dirigente del PSOE.



Sánchez se ha ido a las 13.40 horas sin pasar por la delegación, como así esperaban los radicales independentistas, ni por el Palau de la Generalitat, como deseaba aparentemente Quim Torra. El socialista se ha negado a coger el teléfono y verse frente a frente con el jefe del Govern hasta que no condene la violencia, ampare a las fuerzas de seguridad y evite la discordia.



   ​Sánchez no le coge el teléfono a Torra