Torra quiere usar a Torrent para que le haga el trabajo sucio

Torra defiende todavía que Puigdemont sea investido
|


Torra (Twitter Govern)


Quim Torra


Quim Torra es un president peculiar. Puesto a dedo por Carles Puigdemont tras el fracaso de los demás candidatos de paja al puesto se ha dedicado durante algo más de un año a no hacer nada más allá de declaraciones sin sentido o auto-subidas de sueldo.


Cuando hoy Roger Torrent ha lanzado su idea de un govern de concentración, una especie de JxSí sin pasar por elecciones y con los Comuns o la CUP, tras la sentencia del Procés, Torra ha tardado bastante poco en dar una respuesta de las suyas, ilógicas, para contrarrestar la sugerencia.


El actual president defiende todavía que Puigdemont sea investido por el Parlament, algo tan imposible como que fue lo que posibilitó en su día la llegada a la presidencia de un personaje tan gris y con comentarios xenófobos como el propio Torra. 


Evidentemente está claro que Torra no piensa mover un dedo para declarar la DUI o lo que sea que implique algún riesgo, y le pide a los demás que se expongan a los tribunales con actos que a quien correspondería hacer es a un jefe de gobierno y no a un simple president de un Parlament.


Básicamente le pide lo mismo que Puigdemont cuando no se atrevió a cumplir lo prometido volviendo a Catalunya tras las elecciones de diciembre de 2017 y le pidió a Torrent que se expusiera penalmente para que acabara en prisión como Oriol Junqueras mientras él se quedaba a buen recaudo en Waterloo.


Si se celebraran unas elecciones es bastante dudoso que JxCAT confiara en Torra como candidato. Pero si lo hiciera es bastante probable que la antigua derecha pujolista desapareciera del mapa dada la pobreza intelectual del actual inquilino del Palau de la Generalitat.


   ​El conseller Bargalló apuesta por una cuestión de confianza si no hay Presupuestos