Pedro Sánchez utiliza agosto para desgastar

|


Sánchez y Calvo (Twitter Pedro Sánchez)

Pedro Sánchez


Tras la fallida investidura en julio el presidente en funciones, Pedro Sánchez, parecía que quería dejar todo frenado hasta el mes de septiembre y volver a jugar al límite del precipicio en una hipotética nueva negociación para recabar apoyos.


Pero lo que realmente está ocurriendo es que el líder del PSOE continúa lanzando mensajes en los medios, ya sea en persona o a través de terceros. La estrategia que Sánchez y sus asesores parecen haber implementado es echar las culpas a su derecha e izquierda sin distinción ante la opinión pública para hacer responsable a terceros de la actual situación de ingobernabilidad española. 


Ciertamente parece que el socialista ya da por hecho que se celebraran nuevas elecciones. Y si no es así, y guarda todavía algún esperanza de ser investido, al menos parece que ya se prepara para las mismas por si acaso fracasara nuevamente.


Sánchez está usando agosto para desgastar a la oposición. Sus demandas a la misma de que permitan una investidura ya han tenido respuesta tanto de unos como de otros. Básicamente lo que está haciendo ahora es señalarlos ante los medios. 


Pedro Sánchez utiliza así un camino que ya tomó en su día Mariano Rajoy. El problema es que, al igual que éste, puede conseguir algunos diputados más en unas nuevas elecciones pero seguir teniendo un ejecutivo débil aunque consiguiera apoyos para ser investido tras noviembre. Y seguiría en manos de una oposición resabiada y con cuentas pendientes que podría decapitarlo en cualquier momento. 


   Marí Klose llama pesado a Echenique