​Confundir deseos con realidad respecto a Maduro y Venezuela

|


Nicolás Maduro (Twitter Prensa Presidencial)


Nicolás Maduro. Fuente: Prensa Presidencial


Ya llevamos años con las noticias que vaticinan la caída del régimen político que en su día instauró Hugo Chávez en Venezuela y que hoy continúa presidido por Nicolás Maduro. Así medios, opinadores, articulistas y medio pensionistas llevan tiempo con el oficio de vidente con poco acierto.


El último semestre ha sido un ejemplo palpable de todo esto en España. Personalidades como Alfonso Guerra o Miguel Ángel Revilla (entre otros) daban a entender que Maduro caería en dos días tras el intento de golpe de Estado de Juan Guaidó y los suyos. Pero a pesar de todo el revuelo mediático se equivocaban. 


Una vez más se demuestra que confundir los deseos con la realidad no suele funcionar ni en la vida ni en la política. Y que la intelectualidad española no es que sea muy brillante en sus análisis políticos a futuro.


Pensar que un régimen caerá porque uno lo considere malo por su propia ideología es propio de tontos. Y más si esa idea surge de la mente de un ciudadano español. Solo hay que saber un poco de historia de España (específicamente del siglo XX) para percatarse de que esas ideas son propias de infantes.


El régimen chavista imperante hoy en Venezuela se ha labrado durante décadas pensando siempre que tendría como enemigos a grandes potencias mundiales, y la principal EEUU. Así que todo esto no le viene de nuevo.


Además lleva ya tiempo preocupándose de tener buenas alianzas internacionales (Rusia o China por ejemplo) y, lo más importante, ha iniciado una potente campaña para tener tensos y alerta a los suyos que tradicionalmente les ha dado resultado. No ver todas estas evidencias es simplemente llamarse a engaño.


   Jaume Asens como resucitador del PSC