​La CUP tiene un sector 'botifler'

|



Torra y Riera (CCMA)


Quim Torra y Carles Riera. Fuente: CCMA


Sorprendieron las declaraciones de hace unos días de Vidal Aragonés donde venía a decir que las estrategia del bloqueo parlamentario no acababa de funcionar. Y sorprendían por dos motivos. El primero que con cuatro diputados no se puede formar ni una alineación de baloncesto y mucho menos bloquear un parlamento.

 

El segundo es que esa nueva retórica no casa con el escenario guerracivilista y de lucha en las calles con el que llenan su discurso venido de una galaxia muy lejana. La posibilidad que Aragonés dejó sobre la mesa de entrar en el Govern o aprobar los Presupuestos suena a una bajada del burro después de años y años, desde que David Fernàndez se sacó la chancla, con la misma cantinela.


Mentideros de los cupaires afirman que a buena parte de los anticapitalistas, incluidos esa especie rara que vota a JxCAT en las generales, se les ha puesto los pelos de punta frente a este incipiente sector 'botifler' que les ha salido sin darse ni cuenta.


Por eso han contraatacado con unas declaraciones del portavoz cupero en el Parlament, Carles Riera, donde se vuelve a ese discurso de más allá de la Vía Láctea tan valorado por sus bases donde Quim Torra es un blandengue y la independencia 'està a tocar'. 


Curioso en un partido que tras el viernes de la DUI congelada se marcharon de 'finde' por la tarde y el lunes se levantaron quejándose de que no había pasado nada y pidiendo explicaciones.


   ​Puigdemont, el botifler