​¿Hacia una nueva guerra fría?

|


Xi Jinping y Trump (White HOuse Wiki)


Trump y Xi Jinping. Fuente: Wikipedia/White House


El mundo de antes de la caída del muro de Berlín era muy previsible. Habían dos bloques enfrentados durante más de cuatro décadas y al final todo estaba tan pautado que incluso los conflictos eran ordenados y no generaban demasiados trauma. Al final todo seguía igual.


Tras la caída de la URSS parecía que el capitalismo, encarnado por EEUU, sería quien daría ese orden al panorama internacional. Pero tras tres décadas no tan solo no se ha dado esa situación, también ha aparecido un nuevo actor que pone en tela de juicio un mundo con una sola superpotencia ordenadora.


China ha salido del Tercer Mundo con una curiosa mezcla de capitalismo y comunismo. El dinero para los negocios y la burocracia de partido para lo político. Con esa idea se han colocado en situación de intentar lograr el cetro mundial que hoy tiene en sus manos todavía Washington


La guerra comercial y la reciente guerra de divisas dan a pensar que quizás estemos entrando en una nueva guerra fría con uno de los actores distintos y con un escenario económico globalizado muy diferente. Ya no hay dos sistemas económicos enfrentados, solo uno pero donde se juegan todas las disputas.


Pekín abarató su divisa en la búsqueda de mejorar sus exportaciones y así tomar ventaja en la guerra arancelaria que mantiene con los de Donald Trump. Estos respondieron con aumentos de aranceles y con otras medidas punitivas para socavar la economía del país asiático.


Las hostilidades entre ambas potencias se recrudecen en el campo económico, y se mantienen ahí. No se divisa ahora un futuro apocalíptico como el que se vaticinaba cuando los soviéticos pintaban algo en este mundo. La pregunta es: ¿será esta especie de guerra fría capaz de dar el orden que dio la otra a las relaciones internacionales durante buena parte del siglo XX?  


   ​China ya no le tiene miedo a EEUU