​Rivera también está en una banda

|


Peineta Rivera (Vu00eddeo Cs)


Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Fuente: Vídeo Cs


De las sesiones en el Congreso de los Diputados que se celebraron para la investidura de Pedro Sánchez se podrían destacar varias cosas. Una de ellas es el ejercicio de marketing político que desarrollaron Albert Rivera y los suyos para causar impacto en la opinión pública. 


Ciudadanos es una formación que intenta trabajar mucho con la mercadotecnia política para lograr resultados, aunque algunas veces les funciona mejor que otras. En las autonómicas de Catalunya y en las últimas generales les fue bien, pero en las demás el resultado es discutible.


El tema de “la banda” para referirse a los posibles apoyos que podría recibir el líder del PSOE causó de todo en la opinión de los españoles. Pero lo que es seguro es que no dejó indiferente a nadie, que es al final de lo que se trataba.


Lo que pasa es que si los socios de unos pueden ser catalogados como “banda”, los socios de otros también podrían serlo. Y la alianza que los naranjas han desarrollado con el PP y Vox a todos los niveles puede también ser vista así.


Es conocido que los de Rivera han intentado de todo para no ser identificados con la extrema derecha liderada por Santiago Abascal, pero al final por mucho que intenten disimular o tapar la realidad es que se han asociado de una forma u otra con este grupo para poder gobernar en lugares como Andalucía, Murcia o Madrid.


Esa es la realidad que ha causado cierta conmoción incluso a nivel interno. Porque si los socialistas pueden tener una banda, los naranjas también forman parte de una, que no es otra que la de Pablo Casado


Es el problema de encasillar con un panorama político español tan fragmentado como el actual. Que a tu coalición también pueden catalogarla de múltiples maneras. No es ese un buen camino para llegar a la Moncloa


   Tezanos hace ahora de militante