​El PSOE a la caza de Pablo Iglesias

|


Iglesias (Congreso)


Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos. Fuente: Congreso


Tras no lograr la investidura de Pedro Sánchez con la fórmula que el PSOE prefería, que no era otra que un Gobierno monocolor apoyado desde fuera o, en su defecto, un sucedáneo de coalición más figurativa que real, se han iniciado las hostilidades.


El PSOE quiere destrozar a Pablo Iglesias para así hundir a Unidas Podemos y eliminar cualquier posible competidor en un espacio político que consideran propio. Solo aceptan en el centro-izquierda una muleta o ser el monopolio, nada de riesgos. E Iglesias es todavía un riesgo.


Así que la caza, que en cierta forma había existido antes de las dos votaciones de investidura frustradas, ahora se intensificará hasta límites insospechados. Lo de exigirle que quedara fuera del posible ejecutivo de coalición será una nimiedad con lo que a Iglesias le espera en las próximas semanas.


La presión será tanto interna, fomentando el enfrentamiento entre los propios miembros de UP y con sus socios, como externa, con declaraciones de intelectuales en tertulias o artículos y con los aparatos mediáticos afines a toda vela para lograr el abordaje.


Se trata de que UP acceda a un gobierno monocolor del PSOE apoyándolo desde fuera o, de lo contrario, hundir totalmente a los morados en unas hipotéticas elecciones y así cobrarse al menos la pieza de ser hegemónicos otra vez en la izquierda, cosa que a buena parte del socialismo más conservador le encantaría. 


Ya se vería entonces que pasaría con la presidencia del Gobierno, que ante la pieza de Pablo Iglesias y sus círculos prepara su armamento para la caza mayor.


   ​Pedro Sánchez solo tiene dos opciones sin la coalición