​Pedro Sánchez solo tiene dos opciones sin la coalición

|


Pedro Su00e1nchez (Informativos Telecinco)


Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones. Fuente: Informativos Telecinco


Desechada ya la posibilidad de un gobierno de coalición con Unidas Podemos, que realmente nunca quiso, y con Ciudadanos enrocado en su 'no' a pactar con el PSOE, a Pedro Sánchez solo le quedan dos opciones: pactar con Unidas Podemos un gobierno monocolor con un acuerdo programático o aceptar la oferta de Pablo Casado de formar una especie de “Gran Coalición” en base a grandes acuerdos pero con el PP fuera del ejecutivo.


Será difícil que los de Pablo Iglesias acepten estar fuera después de haber rechazado tres ministerios y una vicepresidencia. Que ahora los socialistas esperen que acepten mucho menos, por más que intenten presionarlos mediáticamente o dividirlos por medio de IU, sería de ilusos. Si desean retomar las negociaciones con los morados está claro que todo lo que no sea una coalición no servirá para nada.


Aceptar la oferta del PP tiene el problema que le da aire a Podemos para el futuro al facilitar la articulación de un discurso de izquierdas que puede recortarle a los de Ferraz el apoyo electoral que han recuperado en las últimas generales. Un gran acuerdo entre las formaciones protagonistas del bipartidismo podría reforzar tanto a los de Iglesias como a Ciudadanos o Vox.


Así que Sánchez deberá sopesar muy bien cada paso que da, ya que una decisión u otra puede darle el ejecutivo, pero también generarle deudas que deberá pagar en un momento u otro en el futuro. Y que pueden ser letales.


También queda la opción de la celebración de unas nuevas elecciones generales. Pero eso sería un fracaso para Sánchez, ya que podría en riesgo su actual situación de ventaja para seguir en la Moncloa y las expectativas electorales indican que se quedaría en la actual encrucijada pero con unos diputados más que serían insuficientes para gobernar. 


   ​Pedro Sánchez es quien fracasa