JxCAT, la ANC y otros satélites están que trinan con el 'nuevo' Rufián

|


Rufiu00e1n (Congreso)


Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso. Fuente: Congreso


Ha sorprendido a propios y extraños el radical cambio de discurso del diputado Gabriel Rufián. Si hasta hace poco era el más procesista del barrio, ahora es lo más parecido a un diputado de Iniciativa per Catalunya de los años noventa.


De un discurso de total ruptura con España a otro de hermanamiento entre las izquierdas españolas, incluso con el hasta dos días malvado PSOE del 155. Está claro que Rufián quiere hacer una larga carrera política y si para ello hay que cambiar de principios o discurso se hace sin el menor problema. Una política que toda ERC parece haber abrazado.


Pero sí que surgen ciertas dificultades con los antiguos socios del Procés debido a esa metamorfosis a todas luces interesada. En JxCAT, la ANC y otros satélites están que trinan con Rufián. Solo hay que echarle un ojo a su cuenta de Twitter y en hashtags donde lo tildan de “pagafantas”.


Y no es para menos. El diputado que iba a estar solo 18 meses en Madrid, el de las 155 monedas de plata... el mismo que mandó hace pocos meses la legislatura a paseo y provocó elecciones genera en sus hasta hace poco amigos procesistes una animadversión que puede ser vista incluso como lógica. 


Lo ven como una traición a lo que defendía cuando Oriol Junqueras decidió ponerlo en Madrid allá por el 2015 como paladín de un nuevo independentismo conformado también por castellano parlantes. Lo que está claro es que por parte de ERC el Procés es un cadáver ya. Y a partir de ahí lo único que queda son las poltronas y el poder. 


Habrá que ver a partir de septiembre con el inicio de las típicas efemérides procesistes como reciben los más fanáticos del Procés a Rufián y a los suyos. Pero que no será como otros años es seguro.  


   ​A la caza de Artur Mas