​ERC 'lanza cuchillos' a JxCat por la retirada del lazo amarillo de la Diputación de Barcelona

|


Lazo amarillo fuera Diputaciu00f3n (ERCDiba)


El lazo amarillo ya no está en la fachada de la Diputación. Fuente: ERCDiba


ERC ha aprovechado la polémica generada en torno a la decisión de Núria Marín de retirar el lazo amarillo de la fachada de la Diputación de Barcelona para arremeter contra JxCat por su pacto con los socialistas.


La líder de la Diputación gracias al apoyo de la derecha independentista ha ordenado la retirada de este símbolo del edificio comarcal tras el pleno del martes, en el que se procedió al reparto de vicepresidencias de PSC y JxCat. La alcaldesa de l’Hospitalet, que ayer dijo que lo quitaría cuando antes si de ella dependía, ha cumplido su palabra y este miércoles el lazo ya no está.


Su socio en la Diputación, representado en este caso por David Bonvehí (presidente del PDeCAT), se han visto obligados a hablar de esta cuestión. Esta mañana en una entrevista a TV3 aseguraba que JxCat ya había presentado una moción para que el lazo vuelva y afirmaba que esperan que su propuesta tenga la mayoría suficiente en el siguiente pleno o en la junta de portavoces para ponerlo de nuevo.


La acción de la Diputación y las declaraciones de Bonvehí han sido cogidas al vuelo por ERC. “Constituido el gobierno PSC-JuntsxCat en la @diba, primera acción de gobierno: retirada del lazo amarillo del balcón”, ha denunciado el grupo comarcal de ERC, mientras que su líder en el ente, Dionís Guiteras, se ha dirigido directamente al demócrata para decirle: “bromas las justas”.




En esta misma línea se han pronunciado diputados comarcales como Eva Baró y Rubèn Arenas. La primera, regidora en Barcelona, ha criticado además la “nada proporcional” distribución de recursos, en beneficio del PSC, JxCat y comuns: “Toda un declaración de intenciones”. El segundo, concejal en Sant Adrià de Besòs, ha sido más directo: “Hola JxCat, se os ha caído el lazo amarillo de la @diba, lo podéis volver a poner, por favor?”.




   ​Núria Marín quiere quitar el lazo amarillo de la Diputación de Barcelona