​Vox frena a la extrema derecha en España

|


Santi Abascal (Congreso)


Santiago Abascal, líder de Vox. Fuente: Congreso


La aparición de Vox en el panorama político español fue visto con mucha preocupación por amplios sectores por interpretar su irrupción como la aparición por primera vez en España desde el restablecimiento de la democracia de un partido fuerte de extrema derecha.


Olvidaban que ya antes el Congreso de los Diputados en la legislatura de 1979 a 1982 tuvo entre sus señorías a un Blas Piñar como representante de ese espectro político pero como heredero de las ruinas del franquismo.


Hay que partir de la base que una cosa son los nostálgicos del franquismo y otra la extrema derecha pura y dura existente en algunos países de Europa que es la que siempre ha causado miedo entre los socios de la UE


Los primeros poca cosa tienen que hacer en España a la vista de que la derecha autóctona hace ya tiempo que abjuró del régimen del Caudillo de cara a la opinión pública. Los segundos son los que entrañan riesgo y donde se había situado a los de Santiago Abascal. Pero, ¿es esto último cierto? ¿Son los verdes parecidos en algo al Frente Nacional francés o a la Liga Norte Italiana


Vox es básicamente una escisión de la rama más extremista del PP, con una ideología tradicionalista en lo cultural y neoliberal en lo económico. Son los populares con sus rasgos más extremos configurados como partido. Y el discurso de ayer de Abascal, parecido a los de Blas Piñar pero menos brillante incluso, lo demuestra.


La extrema derecha 'peligrosa' no ha llegado todavía a España. Es esa capaz de lograr el apoyo incluso de votantes comunistas, como ocurre en Francia o en Italia, con un programa seductor y un discurso atractivo capaz de convencer a cualquiera. 


A lo más que puede llegar Vox con su ideología y sus modos es a tener cierta representación que le permita ser la muleta de su matriz, los de la calle Génova. Y ya de paso taponar la irrupción de una verdadera extrema derecha española sin atisbos franquistas ni propios de lo más reaccionario del centro-derecha de toda la vida. Y los de Abascal tienen demasiadas cosas de estos últimos factores.



   ​Pedro Sánchez muestra que el Procés ya no es una amenaza