Puigneró compara el voto de Irene Montero por maternidad con el del huido Puigdemont

El conseller llama ‘Ejpañistán’ al Estado español
|


Jordi Puigneru00f3 (Govern)


Jordi Puigneró, conseller de Políticas Digitales. Fuente: Govern


El conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, ha vuelto a hacer de las suyas en redes sociales. El independentista catalán, conocido por otros tweets incendiarios contra el Estado español, vuelve a la carga.


Puigneró ha comparado en su cuenta de Twitter la situación de la portavoz parlamentaria en el Congreso, Irene Montero, con la del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la de los presos independentistas para denunciar que ella pueda votar en el Congreso y ellos no. La morada había solicitado el voto telemático para la sesión de investidura dado su avanzado estado de gestación, lo que ha sido autorizado por la Mesa de la Cámara Baja.


Esta información ha sido compartida por el conseller que no ha podido evitar ver, a su juicio, una diferencia de trato respecto a los procesados por la organización del referéndum ilegal del 1-O como el reo Jordi Sànchez o el huido de la Justicia española en Waterloo Carles Puigdemont.


El soberanista ha denunciado esto y ha aprovechado para calificar a España de “Ejpañistán”: “Muy a favor de facilitar el voto a Irene Montero por motivos de maternidad. Un derecho, el de facilitar el voto, que le es denegado a Puigdemont y a los presos políticos, tanto en el Parlament como en el Congreso. Qué bonita democracia os está quedando en Ejpañistán”.



En respuesta a un comentario del teniente alcalde del PSC en Sant Cugat del Vallès, Pere Soler, Puigneró ha replicado que no está comparando y ha matizado que solo informa que ambos son cargos electos “y con sus derechos políticos intactos”. Y añade (eso sí, sin comparar): “Una buena democracia les habría de ‘facilitar’ siempre el derecho a voto parlamentario. Un derecho que también se les neiga a los presos políticos preventivos”.



   ​El conseller Jordi Puigneró roza fronteras muy peligrosas