​La doble moral de la ERC de Rufián en Madrid

|


Gabriel Rufián ERC (CCMA)


Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso. Fuente: CCMA


En un tweet Gabriel Rufián ha criticado tanto a PSOE como a Unidas Podemos por no llegar a un acuerdo y evitar así la celebración de nuevas elecciones. El actual portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados en una entrevista en TVE también ha afirmado que esa situación sería dar una segunda vuelta "terriblemente peligrosa" a Casado, Rivera y Abascal.


Este discurso llama la atención puesto que parece que Rufián olvida que si ahora mismo se está en la actual tesitura es porque las elecciones de abril fueron provocadas en buena parte por la negativa de su grupo a apoyar los presupuestos que Pedro Sánchez había presentado con el apoyo de Podemos. 


La doble moral de estas declaraciones es más palpable desde el momento en que a uno le viene a la cabeza el por qué de aquella negativa, se da cuenta de que ahora ERC está dispuesta a permitir un gobierno del PSOE cuando entonces se negó por cosas tan peregrinas como que no se permitiera un relator en una hipotética negociación Estado-Generalitat y similares. Parece que ahora se olvida de todo eso.


Ciertamente la estrategia de los republicanos siempre ha estado basada en la dualidad de tener un discurso cercano al de la extrema izquierda en Madrid y otro conservador y nacionalista en Barcelona que le permite pactar con el pospujolismo. También un discurso cambiante según la circunstancia de cada momento, lo que transforma en su discurso en A lo que ayer era B. 


Esas disfunciones son lo que quizás le han frenado en su objetivo de convertirse en el partido hegemónico en Catalunya. Decir una cosa y hacer otra acostumbra a salir mal en la vida y en la política. 


No debería extrañar entonces la doble moral que destilan las palabras de Rufián. Y menos viniendo de alguien que prometió marcharse en 18 meses de Madrid y ha olvidado rápidamente aquellas palabras para convertirse en un político profesional sin límite de tiempo ni ninguna clase de objetivo final realista, tal y como es hoy el de la independencia.


   ​Torra y el Procés se abonan al estilo Losantos y Pedro J