​Las presiones de Pedro Sánchez no funcionan

|


Pedro Sánchez y Pablo Iglesias (RTVE)


Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Fuente: RTVE


Por dos veces ha intentado Pedro Sánchez lograr los necesarios apoyos externos que necesita para ser investido presidente del Gobierno y garantizarse una legislatura estable. Y lo ha probado con dos formaciones que además son totalmente antagónicas, como Podemos y Ciudadanos.


Si en un primer momento parecía que iba a ser su “socio preferente” quien jugara ese papel, pronto se vio que no dudaría en tocar otras teclas distintas a la de Pablo Iglesias y los suyos por no desear un gobierno de coalición.


Así se inició una presión desde el PSOE y determinados grupos de comunicación, afines o no, sobre Albert Rivera y los naranjas para que estos fueran la muleta de un Gobierno de Sánchez y así la gobernabilidad no tuviera que depender de los morados. 


Pero el líder naranja quiere monopolizar el centro-derecha español y ha resistido todas las acometidas que se le han ido lanzando. Ahora ya ni siquiera le coge el teléfono al presidente en funciones. Es ya una opción imposible.


Así que casi al límite Sánchez se ha vuelto a dar la vuelta otra vez ante quien sigue siendo tildando de “socio preferente” cuando le preguntan por los morados. Pero esta vez con la misma estrategia agresiva de presión que se utilizó hace semanas frente a los naranjas. Y parece que tampoco funciona.


El problema es que además queda poco tiempo para llegar a un acuerdo, quizás por una mala táctica de dilatar demasiado los tiempos, por lo que no parece muy sensato que en una entrevista en la Ser a ocho días del debate de investidura se cargue contra el “socio preferente” y se den por rotas las negociaciones. ¿Es un buen momento para lanzar ese órdago o debería haberse hecho antes? 


Lo cierto es que Pablo Iglesias tiene muy poco que perder y mucho a ganar. En cambio a Pedro Sánchez ahora mismo le ocurre lo contrario. Y cada vez con menos tiempo. La estrategia de presionar a los posibles socios parece que no le funciona. 


   ​Rivera, el escudo de Iglesias contra Sánchez