​Quim Torra no sale ni a Ley por año

|


Govern Torra (Govern)


Reunión de Torra con varios consellers. Fuente: Twitter Govern


El actual Govern de la Generalitat constantemente vende la idea de que su gestión está dinamizando Catalunya en todos los ámbitos de su competencia. Y cuando esto no ocurre señalan de forma ostentosa a su archienemigo, el malvado Estado español.


Así si se dan unos datos macroeconómicos positivos los responsables son Quim Torra y su ejecutivo, mientras que si existen fugas de empresas los culpables están en Madrid. Es un sistema utilizado por Jordi Pujol en su día, pero más perfeccionado y con muchas más gotas de victimismo.


La actividad de impulso legislativo del Govern formado por los mal avenidos socios de ERC y JxCAT es otra muestra de esta estrategia donde la actividad es nula y el folklore victimista se mueve a máxima potencia.


El Parlament ha aprobado hoy, por primera en 14 meses, una ley con el sello de Torra. Y además para aprobar la creación de la Agencia de Salud Pública, que para más inri se cargó en su día Artur Mas con las leyes ómnibus de 2014 para aplicar sus recortes. No da ni a una ley por año. Y encima para recuperar algo que fulminó el padre del Procés.


No obstante en las sesiones presididas por Roger Torrent da la sensación de que estamos ante una cámara legislativa con una actividad frenética. Pero la realidad es que, aparte de los rifirrafes entre los procesistes y Ciudadanos o cuatro comisiones inservibles, el Parlament es un lugar que perdió su razón de ser hace tiempo. Igual que el Govern desde que está Torra.


La política de quemar las instituciones autonómicas desplegada por los procesistes tenía como fin que estas fueran sustituidas por las 'estructures d’estat'. Pero la realidad es que al no haberse creado nada parecido lo que hay es la nada más absoluta. Y ese espacio no parece que vaya a ser cubierto por lo que preconizan Torra u otros. Solo hay que ver la nula capacidad como gobernante de la que hace gala día tras día.


   ​La bajada de ventas al resto de España, gasolina para el Procés