​JxCAT y ERC se hacen 'la pirula' mutuamente

|


Torra y Aragonès (CCMA)


Quim Torra y Pere Aragonès, presidente y vicepresidente de la Generalitat. Fuente: Govern


No hace falta ser un experto en política o en lo que sea para darse cuenta de determinadas cosas. Una de ellas es la relación que mantienen los dos socios del Procés. No es que entre ellos existan tiranteces o fricciones. La realidad es que se toman el pelo mutuamente y a la vista de todos sin el menor reparo. Y además parece no importarles.


Hoy lunes ha sido el último episodio de estas 'pirulas' mutuas de niños que se hacen unos a otros. Pere Aragonès ha ofrecido a JxCAT la presidencia de la Diputación de Barcelona a cambio de que estos rompan el acuerdo con el PSC, 'pirula' que tanto les indignó el pasado viernes. 


Al ser preguntado por la propuesta de Damià Calvet de que eso conlleve también la ruptura de ambos en los Ayuntamientos donde han acordado algo con los socialistas ha llegado una nueva 'pirula' del delfín de Junqueras: 'eso es otra cosa'. 


Por lo que se ve la doble moral se ha instalado cómodamente en el mundo del Procés y no se piensa mover en mucho tiempo. Así que la quimera de la unidad independentista sirve para blandirla de vez en cuando entre ambos para luego, en cuanto hay una poltrona en juego, pasar a pactar con los del 155 o con quien fuera menester. 


La reunión que celebró Puigdemont el sábado con todas las fuerzas procesistas es un ejemplo más del camelo -por llamarlo de una manera fina- en que se ha convertido todo este vodevil diario. La propuesta que salió de ahí fue la demanda de un referéndum o convocar elecciones... lo mismo que hace menos de cuatro años; parece ya el Juego de la Oca: hemos vuelto a la casilla de salida. 


La realidad es que tanto JxCAT como ERC tienen dos banderas: la independencia y sus intereses propios. Y la segunda, en vista que la primera no llegará a la cima ni de broma con el actual escenario y de los que se intuyen para el futuro, es la que prima para unos y otros.


Por tanto en los próximos meses ambos 'socios' seguirán con estas estrategias 'piruleras' pase lo que pase con los presos, exiliados o demás fauna procesista. Caerá el Govern de Quim Torra, se celebrarán elecciones, etc... pero todo, absolutamente todo, se circunscribirá a los intereses de poder de republicanos y junteros. La independencia no es ya más que una mentira para darle un aire de épica a esta triste realidad para los dos millones de catalanes que todavía creen en ellos. 


   ​La bajada de ventas al resto de España, gasolina para el Procés