​El Supremo descarta la libertad de los presos del Procés, pero autoriza su regreso a Catalunya

Carga contra el dictamen de la ONU por sus “afirmaciones extravagantes”
|


Pina y Marchena (Señal Supremo)


Manuel Marchena, presidente del tribunal del Procés. Fuente: Señal TV Supremo


Una de cal y otra de arena por parte del Tribunal Supremo a los presos independentistas. La Sala de lo Penal que juzga el Procés ha rechazado la excarcelación de los líderes soberanistas mientras esperan la sentencia por la organización del 1-O, pero ha dado su visto bueno al traslado a cárceles catalanas una vez ha finalizado el juicio.


En el auto del tribunal presidido por Manuel Marchena y en respuesta a la solicitud de 7 de los 9 dirigentes independentistas en la cárcel (no habían presentado escrito todavía Oriol Junqueras y Raül Romeva), los jueces no aprecian razones sobrevenidas para levantar la medida cautelar de prisión provisional. En este sentido argumentan la necesidad de salvaguardar “los fines del proceso” judicial, que está en su última fase.


Por otra parte, el Alto Tribunal dado su ‘ok’ al traslado de los reos a cárceles catalanas. Marchena ha remitido un oficio al secretario general de Instituciones Penitenciarias: “En este momento, no está prevista la práctica de actos procesales que exijan intervención personal de los procesados. De ahí que no exista obstáculo para hacer efectiva la decisión adoptada de proceder al traslado”.


Carga contra el escrito del grupo de trabajo de la ONU


La resolución sobre la excarcelación también hace referencia a las alegaciones de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart atendiendo al famoso informe del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU.


En este sentido, la Sala admite la influencia de este tipo de grupos en la consolidación de una cultura universal de respeto a los derechos humanos, pero explica que el documento no tiene valor vinculante y critica que se pida al Gobierno español la liberación de los Jordis, lo que, a su juicio, supone ignorar que en cualquier Estado de Derecho el poder ejecutivo no puede dirigir órdenes o instrucciones a los tribunales.


El TS recuerda que solicitó la revisión del dictamen por dudas sobre la objetividad e imparcialidad de los miembros del grupo y ha criticado que no faltan en el texto afirmaciones extravagantes” y “carentes de toda lógica”. Asimismo niega, como así decía el informe, que las acusaciones tengan como objeto coaccionar a los acusados por sus opciones políticas: “Solo a partir del desconocimiento de nuestra realidad política y jurídica, pueden suscribirse mensajes de esa naturaleza”.


   ​La JEC rechaza el ‘truco’ de Puigdemont y deja vacante su puesto en el Parlamento Europeo