​El Procés usa una artillería de irracionalidad contra Colau

|


Maragall (FAQS)


Ernest Maragall, alcaldable de ERC en Barcelona. Fuente: FAQS


El anuncio de Ada Colau de que presentaría su candidatura para ser investida alcaldesa de Barcelona no ha sentado nada bien en el seno del Procés y sus diferentes satélites. Tras lograr Ernest Maragall vencer con unos votos más, pero no en número de regidores, se habían hecho a la idea de contar con la capital de Catalunya para continuar con la misma ruta que en la Generalitat.


Fue un error. Con la CUP fuera de juego, y ERC y JxCAT sumando solo 15 concejales de 41, los procesistes pueden afirmar las veces que quieran la falacia de que son mayoría, pero no es cierto. Si BComú y PSC deciden coligarse cuentan con una suma de 18, mucho más amplia que la resultante de las formaciones de Maragall y Elsa Artadi


A partir de ahí si otras formaciones, como Ciudadanos o PP, deciden abstenerse a cambio de nada es perfectamente legítimo. ¿Por qué no iba a ser así? Pues se ve que algunos no lo entienden de esta forma. Lo primero que se achaca a Colau es que lo hace por el cargo. Como si esto fuera una novedad el política. También el cargo lo quiere Maragall. Y cualquier candidato. Es un argumento bastante irrisorio.


Otro tema sacado a colación es que los Comuns están pactando con la derecha 'xenófoba' con la que juraron no hacerlo jamás. Colau ya ha dicho en público que no piensa negociar nada con Manuel Valls y si éste quiere cederle sus votos no es problema suyo. ¿Dónde está el pacto? 


Una acusación más es que el PSC representa el 155. Por lo que se ve esto solo ocurre en Barcelona y con Jaume Collboni, porque a 15 kilómetros, en Badalona, donde los socialistas serían necesarios para los procesistes, parece que eso del 155 ni existe. 


Igualmente se ve que ganar en número de votos es lo único que legitima para ser alcalde, no sumar mayorías para las investiduras. Pero eso es otra cosa que solo ocurre en la ciudad de Barcelona, porque en las autonómicas del 21D de 2017 fue Inés Arrimadas la vencedora y estos mismos partidos que hoy exigen la alcaldía por haber ganado en votos no tuvieron el menor problema en mandar a Cs a la oposición. Curioso. Depende el lugar o el interés puede valer una cosa u otra.


A partir de estos argumentos, la mayoría de ellos irracionales, se ha construido un relato por los procesistes donde por tierra, mar y aire se ataca a los Comuns desde diferentes púlpitos y medios de comunicación afines. No aceptan una derrota y no quieren pactar nada que no sea ver a Maragall con la vara de alcalde. Si uno no tiene mayoría precisamente lo único que puede hacer es negociar. Por lo que se ve no lo han entendido y acabarán donde acaban los perdedores de unas elecciones: en la oposición


   ​Colau señala a Maragall la silla de la oposición