​Ciudadanos y el aislamiento de la extrema derecha

|


Arrimadas y Rivera Twitter Ciudadanos1


Arrimadas y Rivera en campaña electoral. Fuente: Twitter Ciudadanos


En Ciudadanos parece que tienen hace tiempo dificultades con Vox y los posibles pactos que se tengan que hacer con esta formación en cada lugar donde la ecuación de PP y los naranjas no resulte suficiente para gobernar. Así el problema de formar una mayoría en Andalucía ha pasado a ser general en toda España para Albert Rivera y los suyos.


La estratagema de afirmar que se pacta solo con el PP y que el apoyo de los de Santi Abascal es algo externo como si no fuera con ellos es algo que puede funcionar durante un tiempo, pero no es creíble para la opinión pública ya que no es real.


Cs debería haber sido más claro desde un principio. Tanto si considera que debe pactar con Vox como lo contrario. Utilizar subterfugios para evadir posibles responsabilidades en decisiones políticas no acostumbra a acabar bien.


No es extraño que se vislumbre en el horizonte por este tema un conflicto con su alcaldable por Barcelona, Manuel Valls. Al exprimer ministro francés se le pueden criticar muchas cosas, pero de ser claro en este tema no. 


Valls no concibe un pacto ni con formaciones de extrema derecha ni con los independentistas. Esas son sus líneas rojas y no piensa saltárselas en ningún caso cueste lo que cueste. Ciudadanos en cambio intenta dar a entender que no pacta con la extrema derecha cuando todo el mundo sabe que sin el concurso de Vox esos pactos no serían posibles.


Si los partidos políticos españoles de izquierda o derecha tienen claro que no quieren pactar con partidos de extrema derecha lo tienen muy fácil. Simplemente es llegar a un acuerdo y que esa línea roja sea común para todos. Todo lo demás es puro teatro y engañar al votante. 


   El uso de las negociaciones con ETA por parte de la derecha