​Pablo Casado salva la pelota de partido

|


Ayuso, Casado y Almeida (PP)

Ayuso, Casado y Almeida. Fuente: PP


No pintaba bien la cosa para Pablo Casado en este 26 de mayo. Las encuestas pronosticaban una caída de resultados en todos los comicios que se celebraban y eso podría haber provocado que la herida que se abrió el 28-M en las generales se agrandara todavía más y le arrebatara el liderazgo del PP.


Pero la política tiene mucho de simbolismo. Y aunque el PSOE le haya dado un fuerte varapalo, y se haya convertido en el partido hegemónico en España, simplemente con conservar la Comunidad de Madrid y recuperar el Ayuntamiento de la capital de España todo ha quedado bien maquillado para que los de la planta noble de Génova pudieran salir ante los medios sonriendo como si hubieran vencido. 


Casado, con las encuestas en la mano, tenía como plan quedar segundo y vender a los suyos que Ciudadanos no le había arrebatado el papel de partido referente en la derecha ni su papel de oposición. Sabía que esto podía ser insuficiente para mantener el puesto, pero los inesperados resultados en Madrid le abrieron un escenario nuevo que le da crédito para tiempo. No habrá elecciones a nivel español en los próximos cuatro años y eso es una bendición para el líder popular, que gana algo muy preciado: tiempo. 


La cúpula del partido fue ayer muy inteligente a la hora de vender los resultados en público. Y el truco les ha funcionado. Da igual que se perdieran eurodiputados, comunidades y regidores... poco importa incluso que se pueda conservar Castilla León o Murcia. Sin Madrid todo hubiera sido un desastre. Con Madrid se abre un nuevo mundo aunque se perdieran aquí igualmente diputados y regidores. 


Controlar las instituciones es lo que cuenta hoy en España. Lo demostró Pedro Sánchez tomando la Moncloa con una exigua mayoría parlamentaria merced una moción de censura. Quedó corroborado con el asalto a la Junta de Andalucía con los de Casado echando al PSOE por fin. Y en Madrid esta teoría queda fijada después de que un partido en fase terminal sostenga a sus líderes después de ser barrido en todos los frentes. 


   ​Pablo Casado se la juega