​China ya no le tiene miedo a EEUU

|


Trump (White House Twitter)

Donald Trump, presidente de EEUU. Fuente: White House


La crisis comercial que enfrenta a EEUU como superpotencia mundial frente a la aspirante al puesto, la República Popular de China, da una idea de los parámetros en que se moverá la política internacional en los próximos años.


Cuando Donald Trump emitió la orden prohibiendo la entrada de empresas tecnológicas chinas en su mercado, simplemente mostró al mundo la debilidad de su país frente a los chinos en este campo. Las primeras informaciones señalaban que el corte de relaciones entre Google y Huawei perjudicaba a la segunda. Con el paso de las horas, y la moratoria del propio Trump, esto se mostró inexacto. 


Las empresas chinas, en este caso la fundada por Ren Zhengfei, tienen más fuerza de lo que se cree. Y hace ya años que trabajan con la meta de ser gigantes mundiales. Huawei es la empresa que más smartphones lleva vendidos este año y es la número dos en fabricación mundial estando solamente por debajo de Samsung.


Y a nivel de fuerza como estado los de Xi Jinping están demostrando que no se quedan mancos cuando amenazan a sus intereses. Y si no que se lo pregunten a Canadá. La detención en este país, por orden de EEUU, de la hija de Ren Zhengfei y también directora financiera de Huawei por supuestos vínculos con Irán no le está saliendo gratis a los canadienses. 


La caída de sus exportaciones a China le está haciendo mucho daño en cuestión de semanas. Y si el tema se alarga el daño para su economía puede ser grave. Así que los socios de EEUU deberán tener cuidado con hacer caso a las órdenes que les remitan desde Washington, ya que no les pueden garantizar protección.


Solo faltaba que Jinping le lanzara un mensaje a Trump y a los que les siguen en forma de foto de tierras raras, el mineral básico para fabricar smartphones y otros. Con el 55% de estos en el territorio del gigante asiático, solo el 13% en EEUU, venía a decir que quien tiene la sartén por el mango en este tema es su país, por mucho gesto de cara a la galería que mande el millonario neoyorquino desde la Casa Blanca.


La guerra comercial se mueve en unos parámetros tecnológicos. La fabricación de aparatos, la tecnología 5G y otros son los que la marcarán en los próximos tiempos. Y por lo que se ve los chinos han hecho los deberes. ¿Puede EEUU decir lo mismo? A tenor de los gestos y amagos posteriores la respuesta es que no.


Ciertamente en los últimos años China ha realizado un trabajo silencioso a nivel internacional y ahora parece que ya no tiene miedo a mostrarlo al mundo y, especialmente, a EEUU. Su forma de relacionarse con terceros países en busca de acuerdos comerciales que le den primicias está demostrando ser un acierto. 


Mientras que la República Popular se abre cada vez más al mundo en busca de su propio beneficio los estadounidenses se cierran con políticos de discurso aislacionista como Trump, que acaban desmintiéndose a sí mismos viéndose obligados a actuar más allá de sus fronteras. Está claro que EEUU tiene un problema. 


   ​EEUU enseña a China a ser una superpotencia sin importar la alta pobreza