​JUICIO PROCÉS

Los cupaires Baños y Reguant, a pagar por Vox

|


Antonio Baños y Eulàlia Reguant (TV3)

Antonio Baños y Eulàlia Reguant, exdiputados de la CUP. Fuente: TV3


El tribunal del Procés ha confirmado la multa de 2.500 euros impuesta a los exdiputados de la CUP en el Parlament, Antonio Baños y Eulàlia Reguant, por negarse a contestar a las preguntas de Vox durante sus comparecencias como testigos. La Sala del Tribunal Supremo ha desestimado los recursos presentados por los anticapitalistas contra la sanción por saltarse la obligatoriedad que tienen como testigos de contestar a todas las partes.


En una resolución los magistrados explican que no se puede justificar la “negativa de un testigo a responder a las preguntas de una parte procesal en virtud de razones de discrepancia ideológica”. Los jueces reiteran que “no puede legitimarse a un testigo a privar al tribunal de su declaración por divergencias ideológicas o políticas, por hondas que sean, con una de las partes”.


Los hechos a los que se refiere sucedieron el pasado 27 de febrero cuando Baños comunicó que no quería contestar a Vox por “dignidad democrática” y por “antifascista”. El presidente de la Sala, Manuel Marchena, le aclaró que ese derecho se reserva solo a acusados y le avisó de las posibles consecuencias en las que podría incurrir. El exdiputado se mantuvo en sus trece y finalmente se quedó sin declarar. Lo mismo pasó a Reguant, que se opuso a responder a la acusación popular por ser un partido de “extrema derecha, machista y xenófobo”.


   El 1-O habría costado un millón de euros sin IVA