​"No soy del PP pero, en Castelldefels, yo voy con Manu"

|


Alcalde Castelldefels (PPCastelldefels)

Manuel Reyes, alcaldable del PP en Castelldefels. Fuente: PP Castelldefels


En elecciones como las que se celebran estos días puede ocurrir que un candidato se encuentre con el grave problema de que su pertenencia a un determinado partido político le resta más que le suma en sus aspiraciones electorales. No es una cosa extraña en política y existen diversas fórmulas para librarse de esa pesada carga.


Los resultados electorales del PP en las generales han llevado a sus barones territoriales y alcaldables a distanciarse cuanto más mejor de todo lo que huela a Pablo Casado o a la calle Génova. Encuestas en la mano dan la sensación de que viene un segundo tsunami que puede acabar con la dirección de la formación y, de paso, dañar su hasta ahora potente estructura territorial.


En Catalunya el primero en querer alejarse de los populares es, curiosamente, quien era el líder de su sucursal catalana hasta hace muy poco, Xavier García Albiol, que no dudó en criticar a su partido públicamente para que sus aspiraciones de recuperar la alcaldía de Badalona no se vieran frustradas.


Pero si lo de Albiol es sorprendente llama la atención la campaña del alcaldable por Castelldefels, que directamente cita las siglas que le sirven de paraguas para alejarse de ellas y así aspirar a captar el voto de electores no afines.


No soy del PP pero, en Castelldefels, yo voy con Manu", le da la vuelta al asunto y en vez de criticar a su grupo u obviarlo (como hace por ejemplo el PP de Elche borrando sus siglas), lo citan para mostrar que da igual que el aspirante a la alcaldía sea de esa formación, ya que su ideología no pinta nada.


Muy mal deben estar las cosas en el partido de Casado para que se necesiten campañas de este estilo para aguantar el tipo. Son una buena muestra de que la derecha española tradicional necesitará algo más que una hipotética travesía en el desierto. O eso, o la desaparición. 


   ​Albiol pasa del PP para reconquistar Badalona y carga contra la cúpula de Casado y Rajoy