​Valverde se lleva todas las culpas de Liverpool

|


Valverde (Miguel Ruiz FCB)

Ernesto Valverde, entrenador del Barça. Fuente: Miguel Ruiz/FCB


El fútbol muchas veces es un deporte ingrato para con determinados profesionales. Principalmente para los entrenadores. Y este es el caso de lo que le está sucediendo a nivel mediático a Ernesto Valverde tras la debacle del FC Barcelona ante el Liverpool en las semifinales de la Champions.


El técnico extremeño ha conseguido en dos temporadas dos Ligas y una Copa (a la que quizás habrá que sumar otra tras la final frente al Valencia), con unos números de récord y dejando al Real Madrid sin ninguna opción en el ámbito doméstico. Pero a pesar de ello puede caer por dos derrotas en dos años en la máxima competición europea que han dejado a los azulgrana sin opciones de coronarse campeones de Europa.


Tras la final casi todas las críticas se han centrado en su persona. Se ha hablado de un estilo de juego aburrido, de unos malos cambios, de un esquema mal planteado, etc. Sorpresivamente nada de esto se ha dicho durante la temporada cuando el Barça iba como un tiro. Entonces toda la gloria era para Leo Messi.


Ciertamente la forma de caer eliminados en Roma y Liverpool sin duda ha influido en este bombardeo mediático. Pero también es cierto que si se estudian ambos partidos los jugadores tampoco saldrían muy bien parados. El cuarto gol de los ingleses desde el córner es impropio de que se lo marquen a un equipo de profesionales.


Ahora Valverde, que renovó no hace mucho, se sabe señalado por la prensa y que no le perdonarán ni una. Es posible, conociendo su carácter, que opte por dimitir. También puede darse que la directiva de Bartomeu, que ayer al ser preguntado sobre el técnico no quiso contestar, lo utilice como parapeto frente a la afición.


Sea una cosa u otra lo cierto es que el futuro de Valverde en el Camp Nou no será sencillo de aquí en adelante. Y quizás lo de Liverpool o Roma demuestran más la gran dependencia de los azulgrana en que Messi tenga un buen día que otra cosa. ¿O es que con otro entrenador no existiría esa, preocupante, dependencia respecto al argentino? 


   ​Laporta ‘amenaza’ con volver a ser presidente del Barça tras el fracaso de Champions