​Colau se niega la victoria antes de empezar

|


Colau (Twitter BComu00fa)

Ada Colau en campaña electoral. Fuente: Twitter BComú


El espacio de los Comuns ha sufrido una metamorfosis en el poco tiempo de vida que ha tenido. De arrasar en las generales de 2015 y 2016 ha pasado a ser tercera fuerza en las últimas elecciones generales del 28 de mayo. En Comú Podem con Jaume Asens de candidato ha sido un absoluto fracaso que lo único que ha logrado es insuflar vida al PSC.


La explicación a este desastre es bastante simple y está a los ojos de todos: transformar un partido eminentemente federalista en una organización dispuesta a agradar a un electorado independentista que jamás le va a votar.


En el ayuntamiento de Barcelona tiene pinta de que suceda lo mismo que el 28-A. Ada Colau, alcaldesa los últimos cuatro años, lleva ya semanas abogando por una coalición para seguir en el consistorio junto con contrincantes, ERC y PSC, que hasta el momento exacto en que conozcan los resultados no van a cejar en el empeño de desgastar al máximo a los que consideran sus rivales.


Así parece que Colau no ha tenido suficiente con el profundo desgaste que ha sufrido durante todo este tiempo para sumarle además dar a entender en público que tiene claro que no obtendrá una mayoría suficiente para gobernar y necesitará de terceros. Se pone así un peso más a su campaña para lograr la reelección en el cargo.


Parece que el espacio de los Comuns no ha aprendido la lección de las generales y, según señalan ya algunas encuestas, cometerá el mismo error otra vez: insuflar vida a sus rivales, principalmente al PSC de Jaume Collboni (ERC se beneficiaría del desplome de la antigua CiU hoy llamada Junts per Barcelona).


Si ya el tema nacional ha sido motivo de un hundimiento electoral, ahora para estos comicios hay que sumarle el fallo de hablar de pactos antes de tener los resultados en la mano sin permitir que un solo voto vaya a parar a hipotéticos futuros socios que hoy son rivales puros y duros. Mucho tendrá que trabajar Colau en esta campaña para que su carrera no esté amortizada el domingo 26 de mayo por la noche. 


   A Pablo Iglesias ya solo le queda vender ser la muleta del PSOE para no dimitir