El día después del 28-A

Las mayorías aplastantes en un sentido u otro ni están ahora ni se esperan
|


Pleno Congreso (Congreso)

Pleno del Congreso


Las elecciones del domingo 28 de abril se presentan como unas de las más importantes de la historia de la democracia española, aunque quizás no sería muy aventurado decir que son las más importante por el especial contexto en que se insertan.


Con el bipartidismo tradicional ideado desde la transición totalmente desarticulado, y una crisis en Catalunya que pone en riesgo la unidad territorial y el Estado de las autonomías, los españoles deben decidir en qué manos ponen la gestión de estos auténticos desafíos para el Estado español y el Régimen nacido en 1978.


Y a tenor de las encuestas las mayorías aplastantes en un sentido u otro ni están ahora ni se esperan. Se han dibujado escenarios donde la izquierda, encabezada por el PSOE, gobierna apoyada por los nacionalistas; o la izquierda sola con Unidas Podemos de socio dentro o fuera del gobierno; o los socialistas con Ciudadanos; o un tripartito de la derecha encabezado por PP y con el apoyo de la extrema derecha representada por Vox -que es el último coletazo del hundimiento del bipartidismo en forma de quinto partido.


Incluso es probable que nadie logre sumar suficiente y a las pocas semanas haya que volver a las urnas...Así que el auténtico problema puede llegar el lunes 29 de abril para quien deba tomar la iniciativa de formar gobierno. Los problemas que tuvo en 2016 el ex presidente Mariano Rajoy, como ganador por mayoría simple en dos ocasiones, pueden ser gloria bendita al lado de lo que quizás se avecina.


En contextos de crisis institucional, y vivimos en una por mucho que algunos apelen a la Constitución o a la Ley como solución para todo, son más necesarios que nunca gobiernos fuertes capaces de sacar al país del atolladero. Y ese es el auténtico problema de España hoy, más que quien conseguirá sumar para lograr un previsible gobierno débil de inicio: que no se vislumbra en el horizonte nada que se le parezca.


   ​Pedro Sánchez sale ileso de los debates. Resistir es vencer