​Pedro Sánchez sale ileso de los debates. Resistir es vencer

|


Pedro Su00e1nchez (PSOE)

Pedro Sánchez sale ileso de los debates electorales del 28-A. Fuente: PSOE


Pedro Sánchez llegaba a los debates de TVE y Atresmedia encabezando todas las encuestas. La única duda entonces -y ahora- estribaba en si podía conseguir una mayoría suficiente para gobernar. Y como salió igual que entró de ambos envites se le puede dar como vencedor.


La partida por la Moncloa está siendo jugada desde el principio de esta historia entre el líder socialista y Pablo Casado. Son ellos dos los únicos que de una manera u otra pueden optar a la presidencia del Gobierno. Tanto PSOE como PP deben buscar que sus posibles socios y rivales ideológicos, Unidas Podemos y Ciudadanos, no les hagan sangrar demasiado y a la vez conseguir sumar con ellos una mayoría parlamentaria suficiente.


Casado era quien debía arriesgar y no lo hizo. Con un Albert Rivera ejerciendo de opositor total y un Pablo Iglesias que ya no da la imagen de asaltar los cielos, quien salió igual que entró fue Sánchez. Al socialista se le pueden achacar varios errores durante los dos actos, pero como nadie fue capaz de aprovecharlos, principalmente Casado como máximo interesado, es como si no hubieran existido. Ahora mismo resistir es vencer.


Por ejemplo no utilizó demasiado la imagen institucional que ha proyectado durante estos meses de presidencia del Gobierno y que le hubiera podido ser muy útil. Si el primer debate lo llevaba perfectamente preparado, en el segundo ya no dio esa sensación y fue Iglesias quien se llevó el gato al agua a pesar de que por primera vez verbalizó que no entraba entre sus planes pactar con Cs. También intentó defenderse de Rivera, cosa que hizo poco en el primero, y no se le vio muy ducho en ese punto de agresividad que tienen que tener todo político.


Sánchez y su equipo salían a no perder. Saben que a las derechas la irrupción de Vox les genera un problema añadido y ayer si alguien salió beneficiado del espectro político conservador fueron Santi Abascal y los suyos. En el escenario que estamos PSOE y la extrema derecha son los únicos que ganan apoyos. Si los demás no aprovechan sus ocasiones de desgaste gana quien se mantiene ileso.


   El debate de TVE fue previsible, pero deja tocado a Pablo Casado